domingo, 17 de junio de 2018


SALMOREJO CORDOBES



Ya llego el calor, así que iniciamos la temporada de cosas refrescantes para nuestros almuerzos.

Ingredientes
1 Kilo de tomates pera maduritos y pelados
200 gr de pan blanco (telera malagueña) de masa madre
1 Diente de ajo pelado
250 gr de aceite de oliva virgen extra “AGAPE” de Florencio Aguilera
Una pizca de sal
2 Huevos cocidos
Jamón serrano en taquitos

Elaboración
Cortamos el pan blanco en daditos, en Málaga también se hace buen pan blanco, lo colocamos en el vaso de la trituradora o batidora.

Pelamos los tomates y quitamos el pedúnculo, cortamos en daditos y lo añadimos al vaso de la batidora, añadimos el diente de ajo y la pizca de sal,

Trituramos todo muy bien, y dejamos reposar para que el tomate que ha soltado su jugo empape bien el pan triturado con  el ajo.

Añadimos al vaso el aceite de oliva virgen extra  AGAPE de Florencio Aguilera, uso este aceite por su calidad y sabor exquisito, trituramos bien un buen rato para que el salmorejo nos resulte una masa homogénea y a nuestro gusto de espesor, si nos gusta menos espeso, añadimos un poco de más aceite.

Volcamos sobre un bol este salmorejo.

Picamos los huevos duros y agregamos al salmorejo, reservando un poco para su decoración, igualmente hacemos con los taquitos de jamón serrano, reservando unos pocos para su decoración, removemos bien para integrarlos en el salmorejo.

Una vez bien mezclado todo, rociamos la superficie del salmorejo del bol con huevo duro picado y taquitos de jamón serrano.

Guardamos en el frigorífico una hora para que este bien fresquito.

Servir frio sobre cazuelitas o plato hondo, según gusto.

Buen provecho

sábado, 16 de junio de 2018

Iª JORNADA DE CONVIVENCIA "ASOCIACIÓN RAZA OVINA LOJEÑA" SIERRA DE LOJA 2018


Iª JORNADA DE CONVIVENCIA
“ASOCIACIÓN RAZA OVINA LOJEÑA”
SIERRA DE LOJA 2018



“ESPLENDIDO DIA – MAGNIFICA CONVIVENCIA”



Desde Málaga, mi tierra, me encamine a Loja (Granada) al hotel “El Manzanil”, donde allí nos esperaba  JUAN ANTONIO MORENO COBO, presidente de la  Cooperativa Andaluza COVECOL, que aunque nos conocíamos telefónicamente, pues habíamos charlado varia veces, ya me pareció una buena persona, inteligente, inquieta, emprendedora y muy enamorado de la labor que hacía, más que enamorado, me parece que vive para y por mantener viva la herencia de su padre que con él siempre está, y es por la cual persisten, cuidan y no dejan de trabajar por mantener la  “Raza ovina Lojeña “con sus compañeros de la cooperativa y los ganaderos y criadores de tan excelente y robusta oveja.






En cuanto a lo personal, cuando personalmente conocí a Juan Antonio Moreno, no me había equivocado, habíamos más personas citadas a la misma hora y en el mismo sitio, se desvivía por atender a todos y que no faltase nadie de los que les había confirmado su asistencia, en ese momento me acorde de una frase “ la grandeza no está en la altura si no en la nobleza de corazón”, pues desde ese momento y hasta terminar la “CONVIVENCIA”, vi en Juan Antonio Moreno Cobos,  en el no solo un buen hombre, vi un “hombre bueno”, inquieto, inteligente, abierto a todos, saber escuchar, gran comunicador, pues no solo con sus palabras, también con sus gestos nos hizo a todos participes de su pasión por la gran labor que están realizando con la “oveja Lojeña”, que después de leer varios artículos de prensa, es u n  hombre que no para de imaginar acciones para su difusión de la labor de la Cooperativa COVECOL, ni cualquier experto en marketing le igualaría, el solo se basta para ser un buen comunicador y llegar a nuestros corazones y sentimientos del buen hacer y del sabor inigualable de la carne del cordero “lechal” y del “cordero Lojeño”.






Tuve la suerte de que con el subí a la “Sierra de Loja” con su primo Manuel, 45 minutos de camino hasta subir a una altura entre los 1200 o  1500 metros de altitud,  sierra pedregosa donde vive y cría sus borregos en plena libertad en pastos comunales, con un sistema de régimen extensivo ecológico, en la que destaca esta raza por su rusticidad y adaptación al medio natural donde viven, como él dijo hacían falta tres cosas para la existencia de esta raza de oveja, un ecosistema (bendito ecosistema)  que debido a su altura no podría ser mejor y natural para la cría de esta “oveja Lojeña” (de ahí su exquisito sabor). La “oveja Lojeña” y los Ganaderos, sin estas tres cosas no existiría esta calidad en esta raza de oveja resistente, también denominada Rabada o Rabuda por mantener la integridad de la cola.

A esta Iª CONVIVENCIA, asistieron según me remitió Juan Antonio las siguientes personas y Autoridades:

DELEGADO PROVINCIAL DE AGRICULTURA: MANUEL GARCIA CEREZO
DIRECTORA DE OCA DE LOJA: MARIA DOLORES GALINDO
PRESIDENTE FUNDACION SAVIA POR LOS VALORES Y EL COMPROMISO: FRANCISCO CASERO RODRIGUEZ
ALCALDE DE ALHAMA: JOSE UBIÑA
ALCALDE DE SALAR: ARMANDO
TENIENTE ALCALDE DE LOJA Y CONSEJALA DE AGRICULTURA DE LOJA: JUAQUIN ORDOÑEZ Y MARIA TERESA DELGADO
PRESIDENTE ASCIACION GASTRONOMICA ALHANDALUS.FRANCISCO TORANZO,
DIRECTORES DE ENTIDADES FINANCIERAS: CAJA MAR,
PRESIDENTE ASOCIACION COMERCIANTES DE LOJA: ANTONIO CAMPOS
BLOGUEROS: ANA, LIDIA DE LA O Y CARLOS (ELCALDERO NAZARI)
TECNICO DE AGAPA (ESCUELA DE PASTORES) MELCHOR GUZMAN
TECNICO DE IFAPA: FRANCISCO RUIZ MORALES
DOCTOR VETERINARIO (DIRECTOR GRUPO INVESTIGACION DE MEJORA GENETICA DE LA LOJEÑA): JUAN VICENTE DELGADO
PROFESOR DE UNIVERSIDAD VETERINARIA CORDOBA: CECILIO BARBAS CAPOTE
PRESIDENTE COCINEROS 4.0: GREGORIO GARCIA,
RESTAURADORES: PACO RAMA, (RIOFRIO), PEDRAZA (EL VELETA)......
VETERINARIOS ADS PONIENTE GRANADINO
CORTADOR: JULIO BLAZQUEZ MARIN
CHEF LOCAL, EMBAJADORA DEL CORDERO ECOLOGICO LOJEÑO: VICTORIA TANGO CHEF (Gran colaboradora de COVECOL y magnifica cocinera, mejor persona)
ARTESANOS: SIAN HUERTAS (LANERA), ANTONIO REPISO (GANADERO Y TALLADOR DE BASTONES)
GANADEROS OCTOGENARIOS: JUAN ANTONIO MORENO, EMILO AGUILAR Y EMILIO TUNELA.
TECNICOS DE CLUSTER PONIENTE (CINGRA), MANGY Y ELISA
TECNICOS CADE: JUAN MIGUEL RUIZ RIVERA, (Gran “Dinamizador de emprendedores” Bellísima persona y por lo que vi se  desvive por ayudar a todos en sus facetas empresariales)
PRESIDENTE COOPERATIVA S.ISIDRO: JOSE VELASCO 
PASTORES Y GANADEROS DE TODOS LOS MUNICIPIOS DE OVEJA LOJEÑA
ASISTENTES 155 PERSONAS....








Que después de unas alentadoras palabras de agradecimiento a todos y cada uno, y las demás elocuciones de las autoridades, nos sirvió un almuerzo "servido por el Hotel Manzanil”,  regado con buen vino y sobre un ecosistema y paisaje, no solo donde estábamos, también de lo que veíamos de esa altura de la “Sierra Lojeña”, con aun aire puro que solo se puede percibir a dicha altura, aire limpio como limpio es el lugar donde pastan las “ovejas Lojeñas”.



Primero degustamos “jamón de oveja Lojeña”, algo inexplicable, no solo por su olor sabor y presentación, cortado por  Julio Blázquez, sería muy presuntuoso comenzar a escribir lo que mis papilas gustativas  paladearon en boca y en olor, difícil de explicar, solo decir, único, impensable, exquisito, manjar de dioses, etc. Me faltarían adjetivos.







Unos cogollo de lechuga con una pipirrana y anchoas, regadas con aceite de oliva virgen extra de la zona, pan del lugar (magnifico, blanco, de masa madre), seguido de una caldereta de cordero y chuletitas de cordero LOJEÑO y de postres los dulces típicos de Loja, “rosquitos de Loja” auténticos y “dedos” magníficos, exquisitos y sabroso el menú, mas autentico no pudo ser para dejar alto el pabellón de Loja y de la Cooperativa COVECOL, con que nos quisieron agasajar.

Fue un día magnifico, donde muchos nos conocimos y solo sabíamos hablar de lo bien y bueno de Juan Antonio sus compañero de Cooperativa, ganaderos, etc. y como no,  su padre que fue el que le inculco la pasión por la “oveja Lojeña”.

Desde aquí mi agradecimiento en este magnífico día, en que conocí personalmente a Juan Antonio, y a otros muchos entrañables Lojeños, los ganadores y criadores curtidos por el clima de la Sierra Loejaña y por su dilatada experiencia en la cria de esta raza ovina, a “Juanmi, Modesto, a Victoria  y muchos más, y desearles a COVECOL, que bajo la batuta de su presidente Juan Antonio Moreno, esta orquesta sigan tocando esta sinfonía de ilusión y realidad como es la cría de la “Raza Ovina Lojeña”.

miércoles, 30 de mayo de 2018

PALMERITAS


PALMERITAS



Ingredientes
1 Rollo de hojaldre de unos 250 gr.
45 gr de azúcar blanquilla
45 gr de azúcar moreno

Elaboración
Extendemos el hojaldre sobre la mesa enharinada, y con un cepillo de silicona, humedecemos la superficie del hojaldre,

Mezclamos el azúcar blanquilla y el azúcar moreno.

Rociamos con esta mezcla la hoja de hojaldre, dejando un poco para luego rebozarlas.
Doblar la parte inferior hasta la mitad, y luego hacemos lo mismo con la parte superior hacia abajo. Doblar nuevamente como si fuese una billetera.

Colocamos la masa en el congelador durante 15 minutos o 30 minutos en el frigorífico, para que se endurezca y el corte sea más fácil e igual cada uno.

Precalentamos el horno a 180º.

Sacamos el hojaldre del congelador o frigorífico, y cortamos rodajas de 1 centímetro de espesor.

Sobre la mezcla de azucares  rebozamos cada palmerita o rodaja. Si no se pegase bien el azúcar, humedecerlas con la brocha de silicona mojada en agua.

Las vamos colocando sobre papel sulfurizado en una placa de horno, con la suficiente separación ya que se inflaran un poco al hornearlas.

Horneamos  a 180º unos 15 minutos aproximadamente, que le veamos un color doradito, si se quiere se le puede dar la vuelta para que se caramelice por los dos lados, yo así lo he hecho.

Una vez cocidas, sacamos del horno y dejamos enfriar. Veréis que combinación más ricas de la de los dos azucares.

Buen provecho.

BIZCOCHO DE MERMELADA DE TOMATE VERDE


BIZCOCHO DE MERMELADA DE TOMATE VERDE

Esta receta la vi en una revista, hace mucho y la guarde y hoy la he elaborado aprovechando el envío de mermelada de “tomate verde” de TIERRA PALACIEGA” www.tierrapalaciega.com


Ingredientes
150 gr de harina
50 gr de harina de maíz
90 gr de azúcar moreno
3 Huevos
1 Bolsita de levadura en polvo
3 Cucharadas de mermelada de tomate verde TIERRA PALACIEGA
100 gr de mantequilla derretida

Elaboración
Precalentamos el horno a 180º.

Batimos los huevos con el azúcar moreno, en un bol hasta que doble su volumen. Añadimos la mantequilla derretida y batimos hasta integrar, a continuación las dos harinas con la levadura tamizada.

Mezclamos bien hasta integrar todos los ingredientes, una vez bien mezclado, añadimos la mermelada de tomate verde de TIERRA PALACIEGA. Removemos bien para integrarla, y volcamos en un molde previamente enmatequillado y enharinado.

Metemos en el horno unos 45 minutos, aproximadamente o cuando con una aguja veamos que sale seca.

Es un bizcocho muy jugoso.

Buen provecho.

sábado, 26 de mayo de 2018

PATATAS DUQUESA CON QUESO


PATATAS DUQUESA CON QUESO




Ingredientes
Queso rallado emmenthal
2 Huevos
4 Patatas grandes

Elaboración
Pelamos las patatas, troceamos en 4  y cocemos en agua con sal durante 30 minutos.
Precalentar el horno a 220º.

Una vez cocidas las patatas, las sacamos, y escurrimos,  hacemos puré con ellas sobre un bol.

Añadimos los 2 huevos, sal y pimienta negra recién molida al gusto.

Agregamos el queso rallado, mezclamos bien para integrar los ingredientes y quede una masa homogénea.

Ponemos en una manga pastelera con boquilla de estrella, y sobre una placa con papel sulfurizado, vamos haciendo bolitas al tamaño que deseemos.

Metemos en el horno, y horneamos durante 20 minutos aproximadamente, que veamos un color dorado.

Sacarlos y servir caliente.

Sirven de guarnición para muchos platos, tanto de carne como de pescado, verduras a la plancha, etc.

Buen provecho.

viernes, 25 de mayo de 2018

CHULETAS DE CORDERO, AJO Y SALSA DE TOMILLO


CHULETAS DE CORDERO, AJO Y SALSA DE TOMILLO




Ingredientes
4 Chuletas de cordero gorditas de COVECOL (www, s.c.a.covecol.com)
60 ml de vino blanco
80 ml de nata fresca
4 dientes de ajos machacados
1 Cucharada de tomillo fresco picado
2 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Elaboración
En un bol metemos todos los ingredientes, menos las  chuletas, batimos bien, y luego introducimos la chuletas en esta salsa, y dejamos marinar por 30 minutos aproximadamente.

En una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra a fuego fuerte, salteamos las chuletas durante 3 minutos por cada lado.

Servir caliente, con puré de patatas o patatas fritas, tomate grille y esparragos verdes a la parrilla. o la guarnición que más le agrade.

Buen provecho

CALAMARES RELLENOS Y VERDURAS A LA PLANCHA


CALAMARES RELLENO Y VERDURAS A LA PLANCHA



Ingredientes
600 gr de calamares pequeños, limpios y con sus tentáculos
150 gr de chorizo cortado en daditos
4 Tomates
1 Berenjena
1 Cebolla
2 Calabacines
2 Pimientos (rojo y verde)
5 cl. Aceite de oliva virgen extra AGÁPE de Florencio Aguilera
Pimienta negra recién molida
Sal
Zumo de limón  recién exprimido


Elaboración
Damos la vuelta a cada calamar, rellenamos ¾ de cada calamar con el chorizo picado y los tentáculos picados. Sellamos con un palillo para que no se salgan los ingredientes el relleno.

En una plancha a fuego medio.

Cortamos las verduras y las berenjenas en dados pequeños, el tomate en rodaja. Con un chorrito de aceite de oliva virgen extra AGÁPE  rociamos la plancha y en ella cocinamos las verduras unos 10 minutos, removiendo regularmente.

Al mismo tiempo, en la otra parte de la plancha (yo uso la eléctrica) cocinamos los calamares, dorándolos por todos los lados, dándole vueltas regularmente durante 5 minutos. Desglasamos con zumo de limón.

Colocamos las verduras en un plato llano y encima los calamares.

Servir caliente.

Buen provecho

miércoles, 23 de mayo de 2018

HISTORIA DEL REINADO NAZARÍ EN GRANADA

HISTORIA DEL REINO NAZARÍ EN GRANADA

Inicio Historia Del Reinado Nazarí En Granada
INTRODUCCIÓN
La dinastía Nazarí o Nasrí (posible epónimo del nombre Nasr) fue la última dinastía musulmana que dominó el Reino de Granada desde 1238 hasta el 2 de enero de 1492. Su caída supuso el final de al-Ándalus. Fué fundada por Muhammad b. Yusuf b. Nasr, pero distinguió más con el nombre de Muhammad I o Ibn al Ahmar “Hijo del Rojo”, e hizo de este color su emblema y vestimenta, y dio lugar al nombre de la alcazaba que escogió como residencia en Granada, “La Roja”, ” al Hamra”, “La Alhambra”.

El Emirato de Granada fue un estado islámico de la Edad Media situado en el sur de la península Ibérica y en Ceuta, con capital en la ciudad de Granada, comprendía parte de las provincias actuales de JaénMurcia y Cádiz, y la totalidad de AlmeríaMálaga y Granada, pero fue reduciéndose hasta que en el siglo XV abarcaba aproximadamente las provincias actuales de Granada, Almería y Málaga. El reino estaba dividido en circunscripciones territoriales y administrativas, denominadas tahas o coras. A la frontera entre el reino de Granada y los territorios de la Corona de Castilla se le denominaba la Banda Morisca, de ahí que muchos pueblos de Andalucía Occidental se llamen “de la Frontera [con Granada]“.
La capital nazarí, Granada, se convirtió en los siglos XIV y XV en una de las ciudades más prósperas de una Europa devastada por la crisis del siglo XIV. Era un centro comercial y cultural de primer orden que llegó a contar con unos 165.000 habitantes y del que se conservan importantísimos conjuntos urbanísticos como la Alhambra y el Generalife. En el Albaicín vivían los artesanos y el resto de la población ocupó la parte llana hacia el sur, con grandes industrias, aduanas y la madrasa (المدرسة). Hoy en día quedan numerosos vestigios como la Alcaicería, el Corral del Carbón o el trazado de las calles hasta la antigua puerta de Bibarrambla.

Esta dinastía tuvo un total de 20 sultanes o emires granadinos. El último de ellos, Boabdil, conocido como “el Rey Chico”, que el 2 de enero de 1492, se vio obligado a capitular, debido a las continuas luchas internas por el poder y por el asedio incesante de las tropas cristianas, acampadas en las inmediaciones de Granada y encabezadas por los Reyes Católicos. Este hecho, puso fin a más de 250 años de reinado nazarí.
Durante el reinado de esta dinastía se edificó el palacio de la Alhambra, considerado el máximo exponente del arte nazarí y una de las joyas del arte musulmán de todos los tiempos.
ANTECEDENTES DEL EMIRATO NASRÍ
Para entender el nacimiento del emirato nasrí y situarlo en el contexto histórico que lo rodea es necesario remontarse a los últimos decenios de vida del imperio almohade en la Península.
A raíz de la batalla de las Navas de Tolosa (1212), llevada a cabo por Pedro II de Aragón, Alfonso VIII de Castilla, y Sancho VIII de Navarra, el poderío almohade en Al−Andalus comenzó a desmoronarse bajo la doble presión de las actividades militares castellanas y de los alzamientos locales en todo el país. Al−Adil (el justo) es el que logra promover la rebelión de varios gobernadores de Al−Andalus (Córdoba, Málaga, Granada, Murcia) para alzarse por encima de todos hasta el trono del Imperio, pero su acción hace reverberar más revueltas que acaban por descomponer el poder almohade central, y se asiste a un proceso de atomización en pequeños poderes locales, de orden militar, de defensa ante la acuciante violencia exterior.
 La debilidad del poder central del imperio beréber masmuda, tras la muerte del califa Abu Yaqub Yusuf en 1224, y las querellas sucesorias subsiguientes, originaron su progresivo desmoronamiento. Ello hizo que surgiera una serie de levantamientos de jefes locales en al Andalus que fragmentaron el territorio en unas «terceras taifas», entre las que se encuentra la de los Banu Nasr en Arjona (futura dinastía nazarí de Muhammad Yusuf) la que se convertiría en el reino nazarí de Granada. Sin embargo, las dos taifas más importantes de este periodo de transición fueron la de los Banu Mardanis en Valencia y, sobre todo, la de los Banu Hud de Murcia, hasta el punto de que el fundador nazarí estuvo subordinado políticamente a los hudíes de Murcia durante algunos años.
La presión del reino de Aragón, por un lado, y la de Castilla y León, ambos unificados desde 1230 bajo Fernando III el Santo, por otro, produjo un enorme, irreversible y, a la larga, letal retroceso territorial. Avance cristiano cuantitativo y cualitativo, pues no sólo se perdieron grandes espacios sino también casi todos los centros fundamentales, las ciudades emblemáticas de los musulmanes (Mallorca, Valencia, Badajoz, Jaén, Cádiz, Murcia), incluidos los dos enclaves estratégicos del sur –el corazón de al Andalus: Córdoba (1236) y Sevilla (1248).
Perdidos los dos pilares que sustentaban y representaban la centralidad de al Andalus, su supervivencia estaba amenazada y sólo la habilidad y capacidad política y negociadora de Muhammad b. Yusuf b. Nasr impidió la desintegración total, ya que supo maniobrar en el agitado y turbulento s. XIII hasta alumbrar el nacimiento de la última gran dinastía islámica en la Península Ibérica, aunque fuese refugiada en un reducto sudoriental del territorio”.

ORIGEN E INICIOS
Tras el desmoronamiento almohade, y hacia 1228 se impone como señor de los andalusíes Ibn Hud, de la familia de los Banu Hud de Murcia. Sin embargo, el período de su gobierno, aunque intenso, fue breve y sólo duró un decenio. Sus reiterados fracasos militares frente a los ejércitos cristianos, provocaron malestar y alarma en la población. Los andalusíes se sentían indefensos con un soberano que no les garantizaba su seguridad y les exigía elevados impuestos para mantener el territorio.
En esta coyuntura política se gestó la que sería dinastía nazarí, linaje de origen árabe  cuyo nacimiento puede situarse cuando su fundador Ibn al Ahmar “Hijo del Rojo” se levantó y fue proclamado sultán (malik) por los habitantes de Arjona el 16 de julio 1232 (26 de ramadán de 629), y profesó obediencia hacia el emir hafsi de Ifriqiya (Libia), el cual le otorgo el gobierno sobre todo al-Ándalus, y fué reconocido como tal por las oligarquías de GuadixBaza, ,Jerez, Jaén, a lo que se unió la anexión de la Taifa de Málaga en 1238, o la sumisión de Almería. Ibn al Ahmar actuó con sagacidad política y supo forjar un dominio político que la impetuosidad y la muerte prematura arrebataron al belicista Ibn Hud, ya que Muhammad I vivió siempre más atento a consolidar su dominio frente a propios y extraños.
En 1234 se declaró vasallo del poder de Córdoba, pero en 1236 Fernando III conquistó dicha ciudad e Ibn al Ahmar se hizo vasallo del rey castellano, lo que le permitió conservar su independencia. En 1238 Ibn al Ahmar llega a Granada y establece su residencia y la capital de su reino, concretamente en una alcazaba a la que denominaría ” la Roja”, “al Hamra”, “La Alhambra”. Pero en 1246 Fernando III le arrebató Jaén, para consolidar sus conquistas en el valle del Guadalquivir, lo que obligó a Ibn al Ahmar a firmar el Pacto o Tratado de Jaén, en el que reconocía al monarca castellano como señor de aquel territorio y quedaba obligado a pagarle parias anuales de 150.000 maravedíes para conseguir paz durante veinte años. En este período la política exterior pasó a segundo plano y se concentró Ibn al-Ahmar en la política interior para crear la estructura y organización, la economía, las instituciones y fortificaciones del reino nazarí. Castilla, en 1252, era el único estado que aún mantenía fronteras con los musulmanes, quienes se habían visto reducidos a los macizos penibéticos y la costa que va desde Barbate a Águilas y con un estado de una superficie aproximada de unos 30.000 km2. La frontera entre los dos reinos, la denominada Banda Morisca, superaba los 1000 km de longitud, y esa frontera se convirtió en una división política e ideológica, entre musulmanes y cristianos, donde se producían conflagraciones bélicas, pero también muchos intercambios comerciales y culturales.
Durante el año 1262, Ibn al Ahmar se propone atacar y conquistar Ceuta, y para ello pide permiso a Castilla, pero ésta se lo deniega ya que es un enclave estratégico muy importante por su localización y desde donde se puede realizar el control del estrecho de Gibraltar, y aún así  lleva a cabo el asalto y fracasa. Este hecho hizo que se rompiese el pacto y se reanudase el enfrentamiento entre Castilla y el Emirato Nazarí.
(ESPADA  JINETA, en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid. Fabricada en el Reino Nazarí de Granada en el siglo XIV o XV, en acero, bronce y plata)
Al compás en que finalizaban las conquistas de Fernando III en el Valle del Guadalquivir, tuvieron lugar algunas sublevaciones mudéjares como fueron la Rebelión o Revuelta mudéjar de 1264, en el Reino de Sevilla, así como los mudéjares del reino de Murcia, ambos de muy reciente incorporación a la Corona de Castilla. A pesar del apoyo militar granadino y a la ayuda que pidió Ibn al-Ahmar a los correligionarios benimerines o meriníes del norte de África, la mayor parte de la población mudéjar del Valle del Guadalquivir fue expulsada tras la represión y se desplazó al Reino nazarí. Hubo una segunda gran revuelta mudéjar en la Corona de Aragón (principalmente, en el reino de Valenciaen 1276 (prolongada hasta 1304), en la que la caballería granadina intervino en apoyo de los mudéjares sublevados, pero ésta tampoco prosperó.
En 1273 fallece Ibn al Ahmar y le sucede su hijo Muhammad II (1273-1302) que consolida el estado, reprime los focos de rebeldía e intentos de levantamientos que causen división (en especial, los de los Banu Asqilula de Málaga) y consolida la alianza con los meriníes de Fez, a la vez que éstos atacaban los territorios castellanos de Andalucía.

UNA ÉPOCA DE PROSPERIDAD
El estatus de Granada como territorio tributario y su posición geográfica favorable, con las montañas de Sierra Nevada como barrera natural, ayudaron a prolongar el reinado nazarí permitiendo prosperar al pequeño emirato como punto de intercambio comercial entre la Europa medieval y el Magreb. El puerto de Málaga tuvo mucha relevancia en ésta época, ya que era un punto de intercambio comercial muy importante del Mediterráneo, principalmente conectado con el norte de África y los comerciantes genoveses. El comercio interior y el exterior de productos especializados como tejidos de seda, cueros, armas, pieles, cerámicas, frutos, ajorcas, pendientes, brazaletes, calzados con pedrería y plata, alcanzaron un gran desarrollo. La industria de la seda y sus tejidos fue muy importante. Las actividades agrícolas tenían grandes resultados debido al medio físico y a la gran rentabilidad y producción en todo el reino, que fueron bien desarrolladas debido a la técnica empleada en los cultivos y las técnicas de regadíos por medio de aljibes, y la ordenación de canales y acequias.
El emir Muhammad III (1302-1309) consolidó las relaciones con los Benimerines y se sometió a vasallaje al rey castellano Fernando IV y anexionó la plaza de Ceuta, pero en 1309 fue asesinado, dando comienzo a la tradición del sultanato, asesinatos políticos, sucesiones forzosas, abdicaciones, que padecieron los siguientes sultanes, en este caso: Nasr (1309-1314), Ismail I (1314-1325) y Muhammad IV (1325-1333).
Granada fue una ciudad próspera durante la Crisis del siglo XIV que asoló a Europa, y también sirvió de refugio para los musulmanes que huyeron de la Reconquista. Debido a las paces y alianzas firmadas por Yusuf I (1333-1354) y Muhammad V (1354-1391), y a la debilidad de los reinos cristianos por sus conflictos internos, iba a ser en la Granada de esta época dónde se iba a producir uno de los más intensos florecimientos culturales del Islam. Su reflejo más evidente, quizás, sea el conjunto palaciego de la Alhambra, todo un universo encerrado en sí mismo de palacios, jardines, fuentes y estanques. Muy relevante, también en aquel momento, fue la poesía árabe que narraba las hazañas conseguidas en las batallas contra los cristianos y las maravillas del reino granadino.
.
 Granada es el Damasco de Al Andalus, pasto de los ojos, elevación de las almas. Tiene una alcazaba inexpugnable, de altos muros y edificios espléndidos – Al-Saquundi, Siglo XIII
Buena parte de la etapa de esplendor del emirato nazarí se debieron a la particular gestión de un hombre excepcional, Ibn al Jatib (Loja 1313-Fez 1375). Su intensa actividad política, diplomática, científica, literaria y hasta espiritual, lo convierten en la figura cumbre de esta etapa. Fue secretario particular de Yusuf I, visir y jefe de la Chancillería Real, del ejército y de la Casa de la Moneda, responsabilidades renovadas y con más altas cotas de poder durante el reinado de Muhammad V.
A pesar de su prosperidad económica, los conflictos políticos eran constantes, y esta debilidad fue aprovechada por los cristianos que fueron conquistando pequeños territorios al reino granadino. No obstante, algunas tentativas castellanas acabaron en rotundos fracasos como los desastres de Moclín (1280)la Vega de Granada (1319) o Guadix (1362). A su vez, los ejércitos nazaríes lanzaban numerosas razias sobre los territorios cristianos, con resultados dispares: derrotas como Linuesa (1361) o victorias como Algeciras (1369). Entre 1351 y 1369 los nazaríes se aprovecharon de la Guerra Civil que estaba teniendo lugar en Castilla entre los pretendientes Pedro I y Enrique II. Este conflicto, a la par que dejó agotada a la Corona de Castilla, concedió al reino nazarí unos años de paz en los que pudo mantener su estrategia exterior sin interferencia de los castellanos.
Con el sultán Muhammad VII (1392-1408) se reemprendió la ofensiva contra Castilla, pero este hecho, que debilitó su ejército, junto con la creciente estabilidad cristiana y su aumento de recursos y población, produjo una leve pero constante deriva en el Emirato Nazarí.

DECADENCIA Y CAÍDA
El siglo XIV se cierra con un nuevo impulso castellano, que adopta la
ideología de cruzada para justificar su presión sobre los reyes nazaríes (Yusuf II, Muhammad VII y Yusuf III). Este sentimiento se extiende entre la población castellana gracias a provocaciones nazaríes (ataques) y con iniciativas individuales y escaramuzas por parte de frailes e iluminados. Va a ser un terreno perfecto para la reanudación oficial de las hostilidades por parte de Enrique III (1407−1410). El resultado será una nueva etapa de parias, de cuarenta años de gran lastre económico para el Emirato. La conquista de Granada se justifica con la conversión de un territorio infiel (empujado por la situación religiosa del momento), y que por supuesto esconde el propósito de dominar el reino. Para lograr la paz tienen que mantener un pago de parias, que conforman una etapa de declive imparable.
El siglo XV se abre con la inestabilidad por la persecución, con la carencia de ayuda exterior y, a partir de la muerte de Yusuf III, se abre un periodo de lucha entre clanes familiares (venegas contra abencerrajes) por el control del poder, y en un primer momento se hace con el poder Muhammad VIII (el pequeño). A partir de este siglo, Granada también empezó a perder su posición estratégica, lo que la convirtió en un lugar menos importante debido a la apertura de nuevas rutas comerciales directas entre el Reino de Portugal y África.
Muhammad IX (el izquierdo) va a ser representativo por su reinado en un periodo que sigue en Guerra Civil. Sube al trono en 1419, y tuvo tres interrupciones por golpes de Estado, a lo largo de su reinado, realizados por Yusuf IV (Abenalmao), Yusuf V (el cojo) e Ismail III. Así acaba derrotada la fuerza granadina, se debilitan sus líneas fronterizas y se mina su economía. El peligro de conquista es tan inminente que Muhammad IX reconcilia a las familias originarias del conflicto a través del nombramiento como sucesor del representante de los venegas: Muhammad X (el chiquito). En 1455, sin haberse solucionado el conflicto, hay instaurados dos reyes, el ya mentado y Saad, que va a ser el que finalmente se quede con el trono (1455−1464).
Los últimos reyes nazaríes fueron los que siguieron a Saad: Muley Hacen (que dio nombre al punto más alto de Sierra Nevada), y su hijo Boabdil. Con quienes se ponen de manifiesto las contradicciones acumuladas a lo largo de la historia del reino, y que ya no permiten la continuación.
Con Abu l Hasan Ali (Muley Hacen) 1464−1482: hay un empobrecimiento profundo de las arcas del Estado, cuya solución va a ser una política de recuperación patrimonial por parte de la corona, lo que le crea enemigos y pérdida de popularidad, pues el ataque a los terrenos y rentas, y la política fiscal no sentaban bien al rentista. Se reanudaron las relaciones entre las familias importantes. Se reinicia, para desviar la atención, una política de agresión hacia Castilla, que resulta contraproducente por no tener en cuenta la reconciliación de Castilla y Aragón por el matrimonio de Isabel y Fernando, que con nuevas fuerzas toman terreno nazarí; además, carecen de apoyos en el exterior, y a lo que en última instancia se suma la presión económica por los bloqueos comerciales, y la destrucción de sus recursos. Así es como acaba derrocado Muley Hacen, cuyo hijo está apoyado por y depende de Castilla. El último enfrentamiento entre venegas y abencerrajes va a ser el cúlmen del reinado de Abu Hasan I, que busca refugio en Málaga mientras Boabdil (Muhammad XI) se erige en el trono. El reino se divide, también territorialmente, entre los seguidores de Boabdil y los seguidores de su padre. El tío, a la muerte de su hermano Muley Hacen, se autoproclama sultán (Muhammad XII) para agravar el conflicto.

LA GUERRA DE GRANADA
Con el fin de la Guerra Civil Castellana hacia 1480 y el definitivo asentamiento de Isabel I en el trono, por primera vez se daban en Castilla las condiciones necesarias para realizar la conquista total de Granada, que se veían favorecidas por la crisis política y económica en el Reino Nazarí. Las guerras civiles granadinas eran causadas por las luchas internas entre dos facciones del poder nazarí: los partidarios del emir Abú l-Hasan Alí y de su hermano El Zagal, y los partidarios del hijo del emir, Muhammad XI (Boabdil). Este último, capturado por los castellanos, firmó con Fernando una tregua que confirmaba su vasallaje, al que posteriormente se unirían otros pactos.
A partir de 1484 los Reyes Católicos llevaron a cabo una larga y tenaz serie de asedios en lo que se denominó la Guerra de Granada, utilizando la novedosa artillería que condujo a la toma progresiva de las plazas granadinas una tras otra. Los reyes castellanos recogieron de tiempos pasados la justificación ideológica que preconizaba la recuperación de tierras usurpadas por los musulmanes, enemigos de la fe católica; recogieron también los procedimientos militares de convocatoria, reunión y mantenimiento de las huestes, así como las ideas para lograr ayuda económica del Reino a través del Papa, del clero y de los empréstitos y Cortes o hermandad. De los tiempos modernos podemos enumerar el auge extraordinario de artillería, el esfuerzo para aumentar y reglamentar el número de peones y mil detalles más, tanto en la organización del ejército como en la técnica de combate. La guerra se convirtió en acontecimiento internacional importante, como única réplica a la agresividad turca, señaló la voluntad de los Reyes Católicos de convertir a sus reinos en el brazo armado de la cristiandad.
Sobre el solitario reino de la media luna se abalanzaron las tropas de las Coronas de Castilla y Aragón, en la culminación del viejo sueño de la Reconquista. Tras la pérdida de Málaga en 1488 y la pérdida del territorio oriental (la Cora de Bayyāna) en 1489 dejan al Estado granadino en una grave situación. En 1491 se dispuso el cerco de Granada y la construcción de Santa Fe, el campamento-base desde el que los Reyes Católicos dirigen las operaciones de asedio. El tiempo y la actitud pactista de Boabdil influyeron a favor de Castilla y la capitulación de Granada tuvo lugar el día 2 de enero de 1492. Así terminaban más de 250 años de existencia del Emirato Nazarí. Con la conquista de Granada, los Reyes Católicos pusieron fin a ocho siglos de dominio político musulmán en la Península, concluyendo el proceso secular que se conoce como Reconquista, definidor en gran medida de la evolución política, económica, social y cultural de los reinos ibéricos durante toda la Edad Media.

DESAPARICIÓN DEL EMIRATO NAZARÍ
Es importante saber cómo se cumplieron las capitulaciones: Para el musulmán vencido se abrían dos caminos: emigrar o permanecer. Para irse hubieron muchas facilidades de transporte hacia África; para quien decidió quedarse, podía establecerse en cualquier otro lugar de Castilla, pero su situación de oprimido se hacía muy patente y no les dejaba muchas ganas de vivir en otro sitio que no fuera su país de origen. Entre vencedores y vencidos hubo, especialmente durante aquellos primeros años, un verdadero abismo cultural e ideológico.
La desaparición legal de Granada como sociedad islámica ocurrió entre 1499 y 1501. Los acontecimientos que acaecieron estos años son absolutamente originales en sus motivaciones, alcance y generalidad. Los mudéjares no recibieron garantías suficientes que aseguraran su vida dentro del Islam como hasta entonces, por lo que viéndose amenazados se dio una conversión en masa de los moros de los arrabales y la Vega granadina. Los alpujarreños, por otro lado, se alzaron en armas en 1500, a lo que sucedieron más alzamientos en Níjar y Velefique, en las serranías de Ronda y Villaluenga. Para julio de ese mismo año, los Reyes Católicos habían pacificado las sublevaciones granadinas, y prohibieron a todos los musulmanes su estancia en el país, para no estorbar el adoctrinamiento de los cristianos nuevos o moriscos; así pues, destruyeron todos los libros islámicos y forzaron las conversiones.
En la repoblación cristiana, la Corona tuvo el control sobre las casas y tierras, se podían comprar las tierras y se hizo un reparto reglamentado de éstas en todos los lugares donde la población musulmana hubo de salir a tenor de las cláusulas de las capitulaciones. Por último debe tenerse en cuenta la alteración que la conquista y sus consecuencias introdujeron en el sistema económico del país. Hubo un gigantesco trasvase de bienes acompañado de la sustitución parcial de la mentalidad y unas técnicas del que hacer productivo, por otras. En el ámbito agrario lo musulmán y lo castellano coexistieron durante años.
BIBLIOGRAFÍA:
LADERO QUESADA, Miguel Ángel. Granada. Historia de un país islámico. Granada, 1989.
MOLINA LÓPEZ, Emilio. El emirato nazarí de Granada. El último bastión del Islam andalusí. Univ. de Granada. Revista Andalucía en la Historia, 2013.
 PEINADO SANTELLA, R. (ed.). Historia del reino de Granada I: de los orígenes a la época mudéjar. Granada, 2000.
TORRES DELGADO, Cristóbal. “El antiguo reino nazarí de Granada” (1232-1340). Ed. Anel. 1974.
VIDAL CASTRO, Fco. Frontera, genealogía y religión en la gestación y nacimiento del reino nazarí de Granada. Univ. de Jaén. 1999.